dimecres, 3 de desembre de 2014

LA MUERTE

 Els alumnes de 4t d´ESO han fet uns escrits sobre la mort aprofitant el tema del Barroc a classe de castellà. Aquí en teniu una selecció:

LA MUERTE, por Clàudia Mulet 4º ESO B
La muerte es algo de lo que nadie puede escaparse. La muerte sigue a la vida como la noche al día, el invierno al otoño o la vejez a la juventud. ¿Qué ocurre con nosotros al morirnos? Esa es la gran duda. No podemos evitarla, si la ignoramos, creo que estaremos viviendo una existencia poco profunda…puede que nos convenzamos a nosotros mismos de que, de alguna manera, esperamos “el momento”.
¿La muerte es solo un retroceso a la nada? ¿O a algo nuevo? Según el punto de vista de algunas personas, nuestras vidas acaban con la muerte y para otros, hay un más allá que nadie aún sabe o ha visto. Para mí, la muerte es necesaria. Si viviésemos para siempre, tarde o temprano empezaríamos a buscarla. Sin ella, encontraríamos gran cantidad de nuevos problemas, desde la superpoblación hasta el hecho de que las personas tuvieran que vivir para siempre n cuerpos eternos. También, hay religiones que la ven como un descanso.
La muerte lo elimina todo, sin discriminación, todo poder es inútil en los últimos momentos. Cuando llega, solo podemos confiar en nosotros mismos.
El ser conscientes de nuestra muerte, nos permite vivir cada día y cada momento. Creo que, para disfrutar, debemos vivir cada momento como si fuese el último. El presente nunca volverá. Podemos hablar del pasado o del futuro, pero la única realidad que vivimos es el presente. Conocer la realidad de la muerte, realmente nos hace ver las cosas desde una perspectiva más positiva y real.


LA MUERTE, por Jaume Jaume 4º B
La muerte es el momento final de la vida. La gran incógnita es….¿qué hay después de la muerte?. Hay muchas opiniones y muy diversas: nada, la reencarnación, el cielo…, pero ni sabes lo que hay después de la muerte hasta que llega; solo puedes creer en algo mejor que la vida, para que la muerte no sea tan dura. Puedes esquivar a la muerte, pero esta llegará, inevitablemente, lo único que puedes hacer, es aceptarla, verla de un modo positivo. Aunque no es fácil mirar positivamente la muerte de una persona cercana, ya que la pierdes para siempre y eso es muy duro.
A mí me gusta pensar que hay un lugar mejor después de la muerte, donde no hay desgracias ni injusticias. Pero es difícil ver a la muerte como buena y justa, ya que se lleva a la gente que no se lo merece antes de tiempo, a veces. Puedes morir en cualquier momento, salir una noche y que un conductor borracho acabe con tu vida, no tiene porqué pasarte a ti, pero tampoco a las personas que, por desgracia, les pasa.
En mi opinión, hay que disfrutar de la vida y no desaprovecharla para sentirte realizado y feliz cuando llegue la muerte…ya que nunca sabes cuándo llegará.


LA MUERTE, alumno de 4º B
La muerte siempre ha sido una cosa que le ha asustado a Aurelio. Tanto que, a veces, ni llega a salir de su casa cuando se avecina una tormenta de rayos o, a veces, no coge el coche si ha llovido; en pocas palabras, solo se asusta a sí mismo, creándose paranoias. Aunque no lo parezca, todo esto le sucede por algo y es que, de pequeño, vio cómo se morían su madre y sus dos hermanos en un accidente de coche. También, por desgracia, tuvo la mala suerte que, un día, estando con su padre tan tranquilamente trabajando en el huerto, este se cayó al río y se ahogó.
Estando ya casado con su familia, un día como otro cualquiera, tuvo que ir al trabajo, cogió el coche, lo puso en marcha y se dirigió hacia su puesto de trabajo. A medio camino empezó a llover como si no hubiera un mañana y él se puso muy nervioso, ya que nunca salía de casa y menos coger el coche cuando llovía. Pasando por una rotonda, se encontró con que había colisionado un camión con dos coches y eso a él le asustó mucho.
Al llegar a casa, después del trabajo, se encontró con que la puerta de su casa estaba entreabierta, hecho que le asombró…pero la sorpresa se la encontró dentro, al ver a toda su familia asesinada por un ladrón sin escrúpulos. Tanta rabia tenía que pensó en el suicidio, al ver que un hombre le había arrebatado lo que él más quería y sin, pensarlo dos veces, no lo pensó más, lo hizo.


                                      Pedro de Camprobín, La muerte y el joven galán, siglo XVII






Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada